jueves, julio 27, 2006

El Consejo de Seguridad no consigue consensuar una condena al ataque israelí contra la ONU


El Consejo de Seguridad no logró consensuar un documento de condena a Israel por el ataque del martes a un centro de observación de la ONU en el sur del Líbano, debido a diferencias en la calificación del incidente entre Estados Unidos y el resto de miembros de este órgano.

Los 15 miembros del Consejo discutieron durante horas el texto de una declaración presidencial para condenar el bombardeo aéreo -que, según Naciones Unidas, fue intencionado- contra un puesto de observación de la Fuerza Interina de la ONU para el Líbano (FINUL por sus siglas en español), en el que resultaron muertos cuatro observadores militares.

Washington se opuso en todo momento a considerar al ataque como "deliberado" y a utilizar el término de "condena" para las acciones militares israelíes contra la misión de observación de la ONU.

China, uno de los países de donde procedía uno de los observadores muertos, presionó para adoptar la declaración, e incluso cedió para eliminar un párrafo en el que se condenaba explícitamente "cualquier ataque deliberado" contra el personal de la ONU.

El presidente de turno del Consejo, el embajador francés, Jean Marc de la Sablière, indicó que las negociaciones continuarían al día siguiente debido a la imposibilidad de algunos de los países de contactar con sus capitales, después de que se revisara el borrador.

En todo el mundo, trabajan 80.000 miembros de fuerzas de paz de la ONU. En calidad de representante de su país, De la Sabliere manifestó que "un ataque a las fuerzas pacificadoras de la ONU es como un ataque a la comunidad internacional" y que es necesario condenarlo, en alusión a la postura en contrario de EEUU.

Por su parte, el embajador de China, Wang Guangya, que quería que se adoptara la declaración, indicó que la unidad del Consejo es muy importante, por lo que vale la pena esperar al jueves para continuar las discusiones. "La muerte de cascos azules es una gran preocupación para el Consejo, pues somos quienes autorizamos su despliegue. Debemos tomarnos seriamente su protección", señaló.

Tras abogar por la unidad del Consejo, Guangya señaló que este bloqueo de Washington a la adopción de la declaración afectará en otros asuntos que se discutan, en referencia al caso de Irán. "Si buscamos la unidad en esta cuestión, también vamos a querer que la haya en otros asuntos", declaró.

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, calificó en Roma el ataque israelí de "deliberado".

Mueren 4 observadores de la ONU por ataque Israeli


Un primer informe de Naciones Unidas sobre la muerte de cuatro de sus observadores en un ataque israelí en el Líbano asegura que éstos pidieron en 10 ocasiones a las tropas que pararan los ataques antes de ser alcanzado su puesto por un misil guiado de precisión.

Las llamadas se produjeron en las seis horas previas a su fallecimiento y después de cada una de ellas, el oficial israelí prometió que pararían los ataques, según la misión de Naciones Unidas en el Líbano, FINUL (UNIFIL, por sus siglas en inglés).

El suceso tuvo lugar el martes por la noche en la ciudad de Khiam, al sur del Líbano. Las víctimas eran de nacionalidad finlandesa, austríaca, canadiense y china.

Según informa la CNN, la primera bomba explotó a 182 metros del puesto de la ONU. En las siguientes horas, y pese a las llamadas de aviso al Ejército israelí, cayeron otras nueve bombas en distancias de entre 90 y 360 metros, tras las que también se avisó al Ejército.

La FINUL soportó el martes un total de 21 ataques israelíes a 300 metros de la base de Khiam, y otros 12 que se produjeron a 100 metros, de los cuales cuatro tuvieron impacto en sus instalaciones militares.

Los gobiernos de los países a los que pertenecían los cuatro observadores han criticado con dureza el bombardeo y, al igual que Naciones Unidas, la UE y numerosos países, han exigido una investigación.

Por su parte, el secretario general, Kofi Annan, ha expresado su consternación. "Estoy conmocionado y profundamente desolado por el ataque deliberado de las Fuerzas de Defensa israelíes contra un puesto de observación de la ONU", declaró.

El Gobierno israelí ha negado tajantemente que el bombardeo haya sido intencionado y ha pedido perdón a la ONU. El primer ministro israelí, Ehud Olmert, llamó por teléfono a Annan y le expresó su "profundo dolor" por la muerte de los observadores por un "error". Aún así, expresó su desaprobación por las acusaciones del secretario general de la ONU de que los militares israelíes apuntaron al puesto de Naciones Unidas.

miércoles, julio 19, 2006

Los Niños Israelitas mandan regalos a los niños Libaneses

Los regalos de los niños Israelitas:



Y los niños libaneses los reciben:


DEBEMOS REACCIONAR Y DETENER ESTO YA!

miércoles, julio 12, 2006

DECLARACION DE LA EMBAJADA DE PALESTINA EN CHILE SOBRE DETENCION DE SOLDADO ISRAELI

Luego de una batalla en que cuatro personas mueren (dos soldados israelíes y dos combatientes palestinos), un tercer israelí es aprisionado por militantes palestinos, quienes lo introducen en la Franja de Gaza.

Desde ese momento, se pidió un rescate por el soldado consistente en un número de prisioneros palestinos en cárceles israelíes. Todos ellos, hechos prisioneros por una potencia ocupante, lo que eventualmente podría ser considerado un secuestro, además de ilegal según los Convenios de Ginebra.

La situación actual en Gaza Ocupada, ha sacado a la luz pública la presencia de 10.000 prisioneros en cárceles israelíes, incluyendo 400 niños y 150 mujeres: el rescate pedido por el soldado es de 1000 prisioneros, incluyendo todas las mujeres y todos los niños.

La respuesta dada por el Gobierno de Israel ha sido una serie de castigos colectivos contra la población civil, incluyendo la privación de servicios básicos como el agua, la luz y el transporte, así como el cierre de las fronteras para alimentos y medicinas.

Ante la declaración del Gobierno Israelí de considerar la captura del soldado como un acto terrorista, así como la negativa de intercambiar prisioneros por el soldado cautivo, nos parece importante declarar lo siguiente:

1) El soldado capturado es un objetivo militar en territorio Ocupado que servía en uno de los controles que cierra la Franja de Gaza al resto del mundo y no un civil.

2) La campaña de desinformación practicada por el gobierno ocupante de Israel no hace más que dirigir la opinión pública hacia el engaño de los reales propósitos de la legítima defensa palestina ante la sistemática política de agresión israelí con el ejercito más poderoso en la zona al pueblo palestino.

3) Ante la importancia de reconocer al estado palestino libre, independiente y soberano y de que creemos que existen varios métodos para liberar nuestro país, es importante destacar que Naciones Unidas legitima el uso de todos los medios para la consecución de los derechos inalienables del pueblo palestino en casos de legítima defensa y de guerra de liberación, incluyendo por cierto la liberación de una dominación extranjera y colonial, así como de una ocupación extranjera, es el caso de Israel.

4) Nada justifica el genocidio que está llevando a cabo en estos momentos el gobierno de Israel, mucho menos cuando hablamos de 30 niños, 11 mujeres y 74 hombres asesinados a sangre fría en los últimos 30 días. Es legítimo exigir al gobierno de Israel la liberación de las mujeres y niños menores de 17 años que están encarcelados y son constante y diariamente torturados, violando todos los acuerdos y convenciones internacionales que se había tomado al respecto.

5) El pueblo palestino se defiende de una ocupación genocida porque es natural del ser humano reaccionar ante la limpieza étnica que está llevando a cabo Israel. Política gubernamental que habíamos pensado eliminado hace más 60 años en Europa.

6) Considerando lo anterior, y bajo el respaldo de la resolución 3236 de Naciones Unidas, que reconoce el derecho del Pueblo Palestino a utilizar todos los medios a su alcance de acuerdo a la carta de Naciones Unidas, el soldado detenido es un prisionero de guerra de la Resistencia Palestina contra la ocupación y no un grupo de terroristas como lo que acusa el Gobierno de Israel


Santiago, 10 de julio del 2006